Bitcoin en 1 minuto: ventajas respecto al efectivo

Vimos en el minuto anterior que el dinero tiene tres funciones: medio de intercambio, reserva de valor y unidad de cuenta. Vamos a ver ahora el uso del Bitcoin como medio de intercambio, y en particular lo vamos a comparar con el efectivo tal como lo usamos en la actualidad.

Una característica fundamental del Bitcoin consiste en que funciona "sin permiso": es decir no requiere de intermediarios como los bancos para realización de transacciones. En este sentido se parece a las divisas como el euro cuando se usan en forma física de billetes o monedas. Ana puede entregarle a Benito un billete de 200€ si tener que pedirle permiso a nadie: no necesitan abrir una cuenta bancaria o solicitar una tarjeta de crédito que podrían denegarles.

La principal ventaja del Bitcoin respecto al efectivo es que no requiere la presencia física de dos personas en el mismo lugar: podemos enviar o recibir bitcoins sin importar dónde se encuentre quien los recibe o envía.

Otra ventaja es que al no tener forma física no es necesario transportar billetes, por ejemplo en viajes, con el consiguiente riesgo de robo o extravío. En situaciones extremas es incluso posible llevar nuestros bitcoins en el cerebro: es decir memorizar una contraseña que nos permita acceder a ellos cuando lo necesitemos.

Finalmente una matización: el efectivo sí tiene un intermediario asociado: el banco central que lo emite y el poder político que lo controla. De este modo las autoridades podrían interferir entre Ana y Benito decretando que el billete de 200€ ya no es de curso legal. Esto ocurrió en India en 2016 cuando el gobierno decidió por sorpresa retirar de la circulación los billetes de 500 y 1000 rupias, dando solo 50 días de plazo para cambiarlos.

Esto con el Bitcoin no puede pasar ya que su valor viene determinado por los millones de personas en todo el mundo que participan en la red y lo reconocen como dinero válido.